¿CÓMO ES LA CASA DE TUS SUEÑOS?

 

 

Más allá de las cuestiones legales, la compra de una vivienda nueva requiere un análisis de nuestras necesidades presentes y futuras.

El estudio de los planos de la promoción nos invita a hacer un ejercicio de imaginación, dado que debemos visualizar la distribución de la vivienda en nuestra mente. Es el momento de preguntarnos si la superficie, orientación y localización de la vivienda responde a nuestros intereses.

El entorno no debe pasarse por alto: redes de transporte público y privado, dotaciones comerciales, educativas, sanitarias y de ocio, zonas verdes, etc. También hay que tener en cuenta qué tipo de energía alimentará los sistemas de climatización, haciendo especial hincapié en los aislamientos térmicos.

 

 

 

Necesidades y deseos

Toma asiento y haz una lista de tus deseos y necesidades. Escribe todo lo que venga a tu mente.

Por ejemplo, quizás quieres una casa que esté lo más cerca a la playa, tener piscina, 4 habitaciones y en buena ubicación… Prioriza tus necesidades. A menos que cuentes con un presupuesto ilimitado, necesitarás hacer algunos sacrificios.

Establece un presupuesto

Este paso es crucial. Determina cuánto de dinero estás dispuesto a destinar cada mes para los gastos de vivienda. Algunos serán capaces de pagar al contado, pero hay que tener en cuenta también los impuestos sobre la propiedad, seguro y mantenimiento. Por tal motivo, consulta a tu banco para que analice cuánto puedes pagar. Es importante que tu presupuesto vaya de acuerdo a tus necesidades y deseos.

Visita la zona y haz que tu agente reserve una cita para una visita privada. El agente que te muestre la casa, te indicará detalles interesantes que puedas pasar por alto. No hagas estas visitas a menos que estés preparado para comprar. El mercado inmobiliario cambia diariamente. Puede que encuentres la casa perfecta hoy, y que que ya no esté disponible mañana.

 

Comparte tus ideas

WhatsApp WhatsApp